Se la chupa al compañero de piso

Esta mujer se ha apostado con otra una hazaña que era casi imposible y ella ha sido la que ha perdido. El castigo era que tenía que seducir al compañero de piso, sacarle la polla y hacerle una mamada muy especial hasta que este consiguiera alcanzar el orgasmo. Ella sabe lo que es cumplir con los tratos y ha aceptado el castigo de buena gana. Cualquiera diría que hasta realmente está disfrutando.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*