Madura paga a un negro para follar

Esta tía tenía en su mente la fantasía de poder tirarse a un negro; de hecho, siempre que salía de fiesta, buscaba a uno para poder tener sexo, pero nunca tenía suerte. Es por ello, por lo que ha decidido rascarse un poco el bolsillo y contratar a un gigoló que tuviera la polla bien grande. Cuando lo ha hecho, se ha desnudado, se ha abierto de piernas y se ha dejado penetrar bien por el otro hasta que se han corrido.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*